mascahierro.es
palabras bajo el peso de la gravedad

1 de junio de 2006

Pop Rock en el Central

Publicado en "en crudo" por mascahierro

De chiripa pude asistir a la √ļltima noche este a√Īo. Suelo ir al menos un par de d√≠as de los tres ya que le tengo especial cari√Īo por los memorables conciertos a los que he asistido y adem√°s casi siempre la programaci√≥n es interesante. El cartel de este a√Īo no era especialmente excitante, de hecho, me hubiese gustado ir la primera noche pues actuaban los grupos que m√°s me atra√≠an, un hasta ahora desconocido Richard Swift, con una excelente p√°gina web y unas composiciones que a√ļn no he tenido tiempo de disfrutar, pero que han resultado sugerentes como para merecer pr√≥ximas escuchas, y los tambi√©n norteamericanos Richmond Fontaine, veterana banda de la que s√≥lo conozco sus dos excelentes √ļltimos elepes, “Ella Fitzgerald” (2006) – b√°sicamente ac√ļstico- y “Post to Wire” (2005), primer alb√ļm con repercusi√≥n en Espa√Īa. El segundo d√≠a actuaban Idaho, desconocidos, y John Parish, conocido principalmente en sus labores de producci√≥n o en colaboraciones con otros m√ļscos. Pero s√≥lo pude pisar el Teatro Central de Sevilla el s√°bado. Y fue un placer sentarme frente a una fracci√≥n de los Bad Seeds, actuando en acompa√Īamiento a uno de sus m√°s estables miembros, Mick Harvey, que ha sido el m√°s fiel aliado de Nick Cave desde sus primeros tiempos hasta la actualidad. All√≠, a pocos metros y a su misma altura, entre el grupo y los sistemas de amplificaci√≥n, el sonido seguramente perd√≠a impacto pero ganaba en matices y se pod√≠a curiosear la evoluci√≥n y presencia de los m√ļsicos en el escenario. Mick Harvey -pronunciese “Mik Jarvi”, acabado en “i” como el sherry de Jerez, apunt√≥- con su pinta formalita, chapurreando en espa√Īol y guitarra ac√ļstica en ristre, de aspecto roquerillo James Johnson (teclados y guitarra, muy sentadito √©l, no dej√≥ de crear sonidos de extrema belleza) y el elegante Thomas Wydler a la bater√≠a, tanto por el bonito traje que no se quit√≥ durante todo el concierto como por su forma de tocar: insinu√≥ cientos de golpes que nunca lleg√≥ a dar, proporcionando aire a las canciones, y aquellos que percuti√≥ siempre estuvieron en su lugar. La formaci√≥n la cerraba una delgada y hermosa Rosie Westbrook, m√ļsico de Melbourne con un √ļnico album en su haber, Wave (2003), arqueandose sobre su contrabajo para extraerle toda la sonoridad posible, como si de un arco humano se tratase, golpe√°ndolo a veces con sa√Īa, como si no le respondiese lo suficiente. No tengo que decir que el concierto me encant√≥. Quiz√°s fuese demasiado inofensivo para lo que se espera de unos Bad Seeds, pero ellos, como yo, se est√°n haciendo mayores y a veces nos motivan otras sonoridadades. No hay que olvidar que se trata del divertimento de Mick Harvey, que sale al escenario a interpretar con extrema sinceridad algunas canciones que le gustan, quiz√°s las canciones de su vida. Simplemente, pareci√≥ corto, pero hay que tener en cuenta que Harvey no puede presumir de amplia discograf√≠a, al menos en su faceta pop-rock, “One man’s treasure” (2005) es su √ļnica referencia, que tan solo incluye dos temas propios, conjuntamente con los dos albumes tributo al genial icono franc√©s Serge Gainsbourg, “Intoxicated Man” (95) y “Pink Elephants” (97). Otra cosa ser√≠a su obra en lo referente a bandas sonoras y la inmensa discograf√≠a junto Nicolas Tumba. Bellos momentos en el teatro sevillano.

Puede dejar un comentario, o enviar un trackback desde su propio sitio. RSS 2.0

Deja un comentario