mascahierro.es
palabras bajo el peso de la gravedad

12 de noviembre de 2014

Con amor para Phillae y Rosetta

Publicado en "en tierra de nadie" por mascahierro

Me he pasado casi todo el día pendiente de nuestra amiga la sonda espacial Rosetta y de como se desprendía de su módulo de aterrizaje Philae. No sé cómo me enganché del tema y no podía dejar de mirar la emisión en directo de la agencia espacial ESA. Y no es que hubiese mucho que ver, tan sólo un montón de técnicos y científicos extremadamente nerviosos esperando que los sensores retransmitiesen información desde allá en la lejanía, en el espacio profundo donde Philae se precipitaba hacia la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

El módulo Philae desciende hacia el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko

En mis difusos recuerdos siempre pensé que había visto en la tele las imágenes del Apolo 11. Ese astronauta descendiendo del módulo lunar y saltando en unas imágenes borrosas en blanco y negro, llenas de rayas y saltos. La famosa frase del “Pequeño Paso”. Pero es imposible, debía tener entonces tres años recién cumplidos, ni siquiera estoy seguro de que tuviésemos televisión en casa. Seguramente vi las imágenes más tarde y las fijé en mi memoria, quizás sentí el deseo de haberlas vivido en directo.

Hoy se ha cumplido el deseo. He vivido el aterrizaje de Philae con la misma intensidad, contagiado del nerviosismo y pasión de todos los involucrados en la misión, saltando del Twitter al flujo de vídeo en directo. Imaginando cómo descendía el módulo, asustado con el complicado impacto con el cometa, … Y el “acometaje” fue un éxito.

Vista del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko desde el módulo Philae en descenso

Portada del álbum -Ohio- de LambchopPD: La banda sonora del día ha sido el álbum «Ohio» de Lambchop. Cuando M llegó aún sonaban. Y le gustaron. Dijo que eran muy relajantes. Se rió cuando le dije que estaba escuchando a los “Chuleta de Cordero”. Le expliqué lo importante que eran los silencios y paradas en la música, la emoción que transmiten. Más tarde, en la piscina, pensé cuanto me hubiese gustado escucharlos mientras flotaba bocarriba.

Puede dejar un comentario, o enviar un trackback desde su propio sitio. RSS 2.0

Deja un comentario