mascahierro.es
palabras bajo el peso de la gravedad

Archivo de la categoría "mascabites"

1 de julio de 2007

dame más espacio

Publicado en "de compras, en tierra de nadie, mascabites" por mascahierro

Desde que perdí un disco duro hace unos meses llevo preocupado por la posibilidad de volver a perder información, además de acuciado y saturado por el crecimiento exponencial del tamaño y cantidad de los archivos.

Así que me he planteado la posibilidad de adquirir algún tipo de almacenamiento extra, para no andar siempre moviendo cosas de un lado para otro y hacerme con algún sistema de copias seguridad, a ser posible automatizado, pues si depende de uno, nunca acaban haciéndose.

Estos son los requerimientos iniciales:

  • gran capacidad (al menos 300 Mb o más)
  • almacenamiento en red, para poder utilizarlo desde varias máquinas
  • duplicidad de la información (para evitar las tediosas copias de suguridad y tener menos posibilidades de perder algo)
  • utilizable desde Linux

Su adquisición sería conjunta con un sistema de gestión energ�tica SAI, pues de nada te sirve tener duplicada la informaci�n si un subida de tensi�n acaba chamuscando todo.

Y aqu� empieza el problema. Como siempre que voy a adquirir un equipo electr�nico, me pierdo en el mar de la indecisi�n. Por un lado, lo bueno casi siempre es caro. Y por otro, suele ocurrir que lo barato sale caro a la larga.

Despu�s est� el efecto capricho: como veas algo y se te antoje, no hay forma, tienes que pillarlo

En futuros mensaje os comentar� los equipos que m�s me han gustado, por si agui�n puede aportar algo. Gracias.

1 de noviembre de 2006

Noqueado

Publicado en "de compras, microsiervos" por mascahierro

Al final no fui al concierto de Monotors. Me deprimí un poco esa noche y estaba muy cansado. Me metí en la cama muy pronto y no dormí casi nada. Supongo que también estaba noqueado pues la computadora de trabajo en casa dió un pantallazo azul y no volvió a arrancar. Las encantadoras “Blue Screen of Death”.

El sábado por la mañana trabajé y no pude ver que había pasado hasta por la tarde. Al final, lo peor que podía ocurrir. El disco duro principal dejó de funcionar. Cogimos el coche y nos fuimos al Puerto en busca de uno nuevo, a una tienda que odio pero que está abierta hasta las 10 de la noche los sábados. Ahora la destesto más, unos cuantos cientos, muchos, de metros cuadrados dedicados a la informática y no tienen discos duros decentes. Los que tienen, de marcas poco fiables, antiguos y caros, un 100% más caros. Pánico en la ciudad de los pcs. Esta vez si que no vuelvo mas. Menos mal que nos acordamos de otra, cerquita, y que si que estaban abiertos y bien pertrechados.

Me he pasado varios días rehuyendo la evidencia. Como si se tratase de un asesinato en el que es probable que seas el único sospechoso y sobre el que no te apetece investigar ni una pizca. No deseaba saber que información había perdido. o… ¿cuanta? o… cuanta de ella es insustituible. Estas cosas siempre te pasan en el peor momento. Llevaba un par de semanas intentando sacar tiempo para sincronizar los archivos de este pc y el portátil, buscando algun programa que lo hiciese, intentado configurarlo, revisando información sobre discos duros externos que pudiesen servir de alivio y copia de seguridad…y pasó. No quiero pensar en la intuición, en qué era aquello que me impulsaba a pensar en estas cosas.

Han sido 160Gb desaparecidos. Completitos, rellenos de maravllosas series estructuradas de ceros y unos. Ficheros gráficos, música, correo electrónico…. el tipo de limpieza que nunca te atreves a hacer por mucho que estés saturado. Borrón y cuenta nueva. No recuerdo haber perdido otro disco duro anteriormente. Al menos en mucho tiempo. Solo tenía un par de años y el análisis forense me induce a pensar que murio mordiendo el polvo.

Le había colocado un sistema de refrigeración, pensando que trabajaría mucho y duro. De esos compuestos por un par de ventiladores que se adosan al disco sobre una estructura de aluminio o similar. El problema creo que era el sentido de giro. Incluso podría pensar en un fallo de diseño. En vez sacar aire hacia fuera, lo precipitaba sobre el disco y con él, millones de partículas de polvo que habían formado una esponjosa y mullida película sobre la superficie del disco, en la parte de la circuitería. Quizás es que estaba mal colocado. A ver si alguién me aclara esto. Lo mismo tendría que haberlo puesto en la otra parte del disco, pero pensé que ésta se calentaría más, por la circuitería. El disco mordió el polvo, seguro, y bien. Tiene que haber sido eso. En algún momento alguna chispa consiguió crear un arco voltaico a través del polvo y fundió algun chip. Yo que sé. Pero tuvo que ser el polvo.

Un nuevo Seagate Serial ATA de 300 Gb lo ha sustituido. Esta vez no le he puesto refrigerador. Si tiene que morir que muera de un calentón bien merecido. Me planteo adquirir algún sistema de respaldo de datos pero sé a ciencia cierta, que el problema no está en el medio, que me podrían servir unos simples dvd regrabables, y que el problema es que vamos en moto de una cosa para otra, y que un ordenador es como una casa, que hay que limpiar, ordenar y poner a salvo lo que se precie de vez en cuando. Otra cuestión de tiempo y ganas. Espero os sirva de advertencia. Cuidad vuestros discos, los de vinilo y, en especial, los duros.

17 de julio de 2006

Un paso adelante

Publicado en "de compras, en tierra de nadie" por mascahierro

Por fin en movimiento. No os lo he dicho, pero finalmente me decidí por el portátil que creo más me convenía y curiosamente el primero que me llamó la atención. Me costó mucho tomar la decisión, probablemente porque ya la había tomado previamente, pero, en una noche extraña, un par de cervezas me ayudaron a hacerlo. Por ello, bajo mis dedos, se recalienta, joder que verano que nos ha caído, un Sony VAIO VGN-SZ2VP/X.

Ninguna de las muchas máquinas que revisé, y os prometo que fueron muchas, se le acercaba en el binomio prestaciones/peso. Y como ya os decía, este último era un factor determininante.

Las primeras sensaciones son excelentes, aunque tampoco debían ser diferentes por el precio que he pagado por él. Un bonito capricho que me va a permitir, por ejemplo, escribir esta entrada desde el salón de mi casa. Esta noche probaremos desde el amable camastro.

1 de julio de 2006

Parchea… que algo queda

Publicado en "mascabites, microsiervos" por mascahierro

He tenido la brillante idea esta noche de viernes de encender la computadora para entretenerme un rato. Mañana trabajo y no es cuestión de callejear y trasnochar a pesar de que las noches de poniente invitan a ello, amo esa sensación de calor que se mezcla con los escalofríos cuando te sorprende el viento al cruzar la esquina, la piel tersa de verano luciendo su mejor estilo gallina. Y es que tenemos un verano ventoso. Todo empezó con el Levante y ahora estamos de Poniente.
Bien, ocio. Eso pretendía. Primero me fui a echar un vistazo en joomla.org pues habíamos metido mucha información en la base de datos del proyecto suraventura.es y no teníamos aún copia de seguridad. Y a eso iba, a aprender a hacerla. Joder, acaban de publicar (hace tres días) la versión 1.0.10 y hay que actualizar cuanto antes, son tres problemas de seguridad de alto nivel o otros tantos menores. Ya lo dicen en la web en rojo y negrita: All existing Joomla! users MUST UPGRADE. Y hace poco que actualice a la 1.0.9. No hay problema ahora lo hago. Ante todo mucha calma. Pero primero voy a poner un poco de música.

Abro el Winamp, siempre fue mi reproductor favorito y es el que utilizo, versión 5.21, y se me abre una ventana. Hay que actualizar cuanto antes a la versión 5.24 por diversos problemas de seguridad. ¡Que remedio!, voy a descargar la nueva versión. Y empiezo a pensar en que se va a convertir mi ratito de ocio. Vaya desastre. Se enciende un led en el hemisferio cerebral derecho y pienso que esto merece una entrada en mi bitácora.

Bien, entré a escribir. Y nada más abrir, el Tablero, es decir, la página que se presenta al iniciar WordPress con ciertas noticias y los menús, pues veo algo que llama poderosamente mi atención: 2.0.4 and 2.1 Bug Hunt. ¡Oh No!, no puede ser…. la serie de números y puntos se clava en mi retina. Psicosis de las versiones y de los parches. Leo con un poco de atención y respiro aliviado. Se trata de invitar a la gente a instalar las próximas versiones de este maravilloso software y detectar cuantos errores sea posible antes de su publicación. Una bonita manera de celebrar el 4 de Julio, entre programadores americanos, digo yo. Respiro aliviado. Nada, sigo con mi ocio. Me voy a parchear.

Por cierto, gracias a los todos los programadores por todo el maravilloso software de código libre que utilizamos a diario. Sólo una pequeña sugerencia, ¿no habría que programar con la seguridad como elemento fundamental para evitar todos los problemas y pérdidas de tiempo que los parcheos acaban ocasionando? Supongo que no será tan fácil.

12 de mayo de 2006

Aún inmovil

Publicado en "de compras, mascabites" por mascahierro

No acabo de decidirme sobre la compra. De ahí que lleve un par de días sin escribir. Los he pasado revisando modelos, características,… leyendo revisiones y comentarios, rebuscando en foros… Y como siempre que vas a comprar algún dispositivo electrónico, cuanto más profundizas, más difícil es la compra. Supongo que si fuese un “geek”, un pirao de la informática y la electrónica “a la última”, pues no tendría tantos problemas. Ya sabría de antemano que equipo quiero comprar. ¿O no?

Se han añadido algunos modelos a la lista de posibles. Primero fue el Fujitsu Siemens LIFEBOOK S7110, un excelente equipo con 1800 gr de peso. Después se me paso por la cabeza echar un vistazo al catálogo de los Apple, ya nadie los llama Macintosh, y allí estaba su nueva estrella, el MacBook Pro o como un “bicho” de máquina puede pesar solo 5,6 libras, es decir, 2536 gr y tener una pantalla de 17″, buenos gráficos, buen procesador, … El único problema es la desconfianza ante lo desconocido. Nunca he utilizado un Mac, no conozco a nadie que tenga un Mac,… si…. uno de esos, de esos que siempre salen en las películas. Y ahora que han cambiado a microprocesadores de Intel y que ya sabemos que hay gente muy lista, que los ha toqueado a gusto, y que también podemos instalar windows xp. Bueno, pero para que quiero el XP, lo interesante es descubrir algo nuevo, el Mac OS X Tiger with iLife ’06. Pero no me decido.

Una idea brillante. Voy a consultar a algun amigo, mejor, de la familia, que entienda a fondo y que me arregle el problema. Más problemas, me propone un Dell (no te equivoques, te agradezco la ayuda). Pensaba que no tenían máquinas tan avanzadas pero si que las tienen, por ejemplo, el Latitude D620 y sobre todo el Precision M65. No es que sean de los más ligeros, 2000 y 2720 gr respectivamente, pero si que parecen excelentes equipos, sobre todo el M65 por su apartado gráfico (y es que estos me importan bastante, ya os contaré las aficiones). Y lo peor, también me habla de Asus, si los de las placas base. Y tienen donde elegir, centrándonos en los que montan un Centrino Duo Core – había que fijar alguna variable, para simplificar y ayudar en las comparaciones – tenemos el V6J (2360 gr), el W5F (1600 gr) y el W3J (2000 gr).

Es decir, llueven portátiles y no me aclaro. Se sigue aceptando ayuda y consejos.

9 de mayo de 2006

Un poco de movilidad

Publicado en "de compras, mascabites" por mascahierro

Y es que estoy pensando en comprar un portátil. Dado que la gravedad se deja sentir con intensidad en el “mascamundo” real, una condición indispensable es que pese poco. Por ahora he estado mirando la serie Portégé (en especial, el M400-104, un tablet pc muy potente, 2.275gr) de Toshiba, el Tecra M5-133 (poco pesado para sus caracterí­sticas, 2.370 gr) de la misma marca y la serie SZ de Sony Vaio (los de gama alta, VGN-SZ1XP/C y VGN-SZ1VP/C, solo 1690 gr). Por una vez, no voy a tener en cuenta lo que pesan económicamente. La compra es resultado de un regalo inesperado. No penséis que voy de snob o de estar a la ultima por elegir estos modelos, ocurre que el precio es inversamente proporcional al peso. El precio de la paja.

Se aceptan y agradecen consejos.